6.3.05

Los bloggers entran en la escena de los derechos humanos

Tribuna

Curt Hopkins

El 22 de febrero, en una vista a puerta cerrada de un ‘tribunal revolucionario’, Arash Sigarcho fue condenado a 14 años de prisión. Además de periodista, Sigarchi es blogger. Para los que aún no lo sepan, un blog o bitácora no es más que un diario digital. En su blog Arash Sigarchi protestaba por la represión desde hace meses que aplica el gobierno de Irán a los bloggers y a los periodistas y periodistas digitales.

Entre los delitos que este secreto tribunal declaró culpable a Sirgachi figuran el delito –insostenible- de espionaje y el –fantasioso- de injurias a los altos magistrados de Irán. Su verdadero delito consistió en decir lo que pensaba, no a otros iraníes, sino a todo el mundo por medio de su bitácora y aceptar una entrevista al servicio en farsí de la BBC y Radio Farda.

Sigarchi no es el único en esta situación. El blogger Mojtaba Saminejab fue detenido recientemente tras no poder pagar su fianza, que fue duplicada. Mohamad Reza Nasab Abdolahi acaba de ser condenado a seis meses de prisión por los mismos cargos.

Hoy por hoy el gobierno iraní es el más implacable enjuiciador mundial de bloggers. Uno de los motivos, al margen, obviamente, de la aversión de todos los gobiernos despóticos por la posibilidad de expresarse sin restricciones, es que el farsi (la lengua persa) es la cuarta lengua más extendida en la blogosfera. Los iraníes, que tienen una larga historia de logros intelectuales y una larga tradición cosmopolita han hecho uso del bitácora como pocos otros países. A raíz de que el programador iraní nacionalizado canadiense Hossein Derakhsan desarrollase el primer software en farsi para crear bitácoras, el fenómeno se ha convertido en un hecho consumado.

Sin embargo, el fenómeno de la bitácora se extiende a un ritmo vertiginoso, igualando o incluso superando la pronunciada tasa de adopción de otras influyentes tecnologías de comunicación digital. Cuando a fines de diciembre busqué en el motor de búsqueda de bitácoras Technorati el número de bitácoras existentes, el resultado fue 5,4 millones. Hoy son 7,3 millones y cuantos más bloggers mayores las posibilidades de conflicto.



Blogging is antithetical to government control of speech. Blogging is easy to do, with free or cheap software and hosting services providing the bulk of what's needed. It provides the thrill of speaking your mind without censure. The culture of the blogosphere, as the world of blogs has come to be known, is one of radical re-contextualization. Quoting, linking, footnoting, commenting all help to rapidly pass on information. As blogging grows, more countries will begin to clamp down on them, just as they already clamp down on journalists, contributors to online bulletin boards and editors of non-blog websites.

El fenóemneo de la bitácora es la antítesis del control estatal de la libre expresión. Es fácil, barato, cuando no gratuito, y los servicios de alojamientos suministran el grueso de todo lo necesario para escribir una bitácora. La cultura de la blogosfera, tal como la ha conocido el mundo, es una cultura de recontextualización radical. Citar, enlazar, anotar, comentar todo es útil para pasar la información rápidamente. Con la expansión del fenómeno, muchos países han empezado a tomar medidas drásticas contra los bloggers, como ya ocurre con los periodistas, los participantes en foros y grupos virtuales y los autores de páginas en la Red distintas de las bitácoras.

Al ser Irán hoy por hoy el más encarnizado opresor de los bloggers, el Comité de Protección de Bloggers organizó una campaña para conseguir la libertadad de Mojtaba y Arash. El 22 de febrero tuvo lugar el Día mundial por la libertad de Mojtaba y Arash. Animamos a todos los bloggers del mundo a que dedicaran en ese día el contenido de sus bitácoras a sus dos compañeros detenidos en Irán. Miles de bloggers descargaron los ‘banners’ preparados por el Comité o hicieron los suyos propios con el eslogan “Libertad para Mojtaba y Arash’ y los colocaron en sus bitácoras o en ellas hablaron sobre su situación. Cientos dejaron comentarios en nuestro sitio y en otros. Cientos de bloggers iraníes visitaron el sitio llegando a alcanzar el 12% de las visitas. Del 21 al 23 de febrero nuestro sitio recibió más de 20.000 visitantes (el número de visitas fue superior). Google registra 11.000 sitios donde se nos menciona y Technorati registra 1300 enlaces a nuestro blog. Bitácoras que son una referencia como InstaPundit y Daily Kos promovieron esta jornada, de la que informó la Radio Pública Americana, la BBC, CNET y otros grandes medios, así como medios hispanos como la Cadena Ser y Clarín.



El 22 de febrero, a mediodía, nos llegó la noticia de que se había condenado a Arash a 14 años de prisión. Como poco fue una noticia descorazonadora. Tal vez fuese una casualidad que el gobierno Iraní decidiese presisamente ese día anunciar la noticia públicamente. Cfreo que su intención era la de privar a una corriente mundial, ciudadana y transcultral de la fuerza que cobraba. Huelga decir que la táctica no funcionó, como tampoco prosperó la acusación de que éramos un grupo ‘estadounidense’ (entiéndase, al servicio de gobierno estadounidense). Los bloggers no son como otros grupos. No se les puede jerarquizar. La blogosfera es un sistema en constante cambio que se corrige a sí misma. Intimidar a la blogosfera es como ponerle puertas al campo.


Los bloggers son ya una fuerza de la sociedad civil, como también en el mundo del periodismo. Los bloggers se han dado cuenta tanto de su poder como de su responsabilidad: defenderán como guardianes celosos su territorio y se multiplicaran como los programas antispam.

Nada se puede hacer sin esta red interconectada, sin esta supercomputadora mundial, orgánica y con alma sin que lo detecte, lo analice y lo transmita. Eliminar la posibilidad de que gobiernos represivos logren silenciar a sus ciudadanos es un proceso constante, no un objetivo que puede alcanzarse rápidamente, ni siquiera en el acelerado mundo del siglo XXI. Los bloggers no son más que un nuevo frente contra el que tendrán que luchar los gobiernos que viven permanente atemorizados de sus propios ciudadanos. Y es que somos una fuerza invencible: somos muchos, estamos en todas partes y nada nos arredra.

Curt Hopkins es el Director del Comité de Protección de Bloggers, además de periodista y escritor.

3 Comments:

Blogger IP said...

Me parece interesante su trabajo en defensa de los derechos de los escritores de bitácoras.

Llegué aquí gracias a un vínculo en k-minos http://www.k-minos.com/

Me mantendré pendiente del trabajo que están haciendo.

Una sugerencia: sería útil contar con botones con el texto en español para enlazarlos.

Saludos cordiales.

7.3.05  
Blogger CPB said...

Gracias
Lamento lo de americano por estadounidense. A veces se me escapa.
Lo de los botones es una buena idea, pero el trabajo se me acumula.

Enhorabuena por tu blog: me encanta. No dejes de visitarnos. Recuerda que tú, yo todos somos el comité.
Aprovecho para recordar que la es del CPB-es quiere decir (en español). Así pues, es de todos los hispanohablantes.
Rulemantemente suyo
.victor

7.3.05  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

8.11.05  

Publicar un comentario

<< Home